¿ Terceras elecciones a la vista?

Rajoy y el PP, a la vista de los resultados electorales actuales y previsiblemente unas terceras  elecciones no cambiaran el panorama electoral, podrían incluso complicarselo aún más ha dicho:
Bueno, como nosotros somos el partido más votado y estamos gobernando de facto, necesitamos para continuar 4 años más la concurrencia de 2 partidos, C’s y el Psoe, para de esta manera hacerles complices y corresponsables de lo hecho y de lo que viene.
Rajoy tiene a Rivera en el bote, y va a hacer de el y C’s, lo que le venga en gana.De hecho lo ignora, lo ningunea, le obvia, porque sabe que las medidas acordadas con ellos son papel mojado, sino entra el PSOE.

Rajoy-Rivera-convencer-Sanchez-facil_EDIIMA20160831_0368_20

Cada vez que Rajoy se sube a una tribuna me recuerda inevitablemente en los modos de actuar, de hablar, a aquel funcionario del vuelva usted mañana que tan bien retrató Larra; es la pereza del siglo XXI, del funcionario político que espera que todo le venga hecho, y aguarda a que los demás le hagan su trabajo: ¡déjenme gobernar! les exige a los otros sin haber ofrecido otra cosa más que el miedo. Además, como el egoísta y avaro protagonista del cuento de Dickens que nada da y todo lo quiere, amenaza con estropear la Navidad a los españoles si no se le entrega el trono de gobierno.
Rajoy viene de protagonizar una dictadura de cuatro años con la complicidad de una parte de los españoles. Todo muy legítimo, sin duda. Pero, resulta, que muchos de aquellos votantes que le auparon a dictador le han abandonado: por la corrupción y por su mala gestión. Podía haber gestionado aquella mayoría absoluta con maneras democráticas, pero no: asentados cómodamente en el absolutismo, aquellos peperos despreciaron al resto de partidos. Y ahora, en tiempos de vacas flacas para Génova, tiene que despertar Mariano de su crónica pereza y ofrecer alguna cosa a los que antes menospreciaba. ¿Y qué ofrece Rajoy? Miedo, caos: o las políticas antisistema de Alemania, o la destrucción.
Sólo ha conseguido que se le acerque Ciudadanos, el partido que fue precisamente publicitado para esto: para ejercer de apoyo al régimen cuando se tambaleara su cómoda posición y que comulga con todas sus ruinosas políticas hacia las clases trabajadoras.
Escuchar a Rajoy, escuchar a este triste funcionario político del régimen, escuchar sus cuentos, es sentir el sonido hueco, vacío y triste de la España caduca y sin futuro. Es más de lo mismo, más de lo que nos ha llevado hasta la ruina.