Quizás el tango tenga razón y veinte años no sean nada

Quizás el tango tenga razón y veinte años no sean nada, pero desde luego los cuarenta que los saharauis llevan malviviendo en la hamada son, desde cualquier punto de vista, muchos. Sobre todo si, en mitad de la indiferencia internacional, sigue sin atisbarse una salida a corto plazo a su situación en pleno desierto sahariano. Hace cuarenta años que Marruecos, en una astuta maniobra política que supo aprovechar la extrema debilidad de la España de Franco, decidió impulsar la Marcha Verde. Desde entonces ha pasado el tiempo suficiente para saber que:

Marruecos no cederá en su pretensión de ver reconocida su soberanía en el Sáhara Occidental. Durante estos años ha logrado controlar (por la fuerza) el llamado Sáhara útil, blindado por su Ejército tras los muros defensivos y donde se localizan tanto el fosfato como los bancos pesqueros de los que ya se beneficia, sin olvidar la potencial riqueza en hidrocarburos que puede albergar ese territorio.

La reivindicación de la marroquinidad del Sáhara Occidental se ha convertido en una de las principales bazas empleadas por la monarquía alauí para asegurarse un papel central en la vida política nacional. En su día ya fue entendida por palacio como un elemento fundamental para promover la unidad nacional y para superar las críticas que la propia institución recibía en muchos otros ámbito.

Los saharauis se han quedado solos en defensa de sus intereses, sin capacidad real para modificar el rumbo trazado desde hace décadas. Ni en el periodo inicial de confrontación armada (hasta 1991) pudieron imponerse militarmente a un oponente superior, ni después han logrado marcar el ritmo de la agenda diseñada por el Plan de Paz auspiciado por la ONU.

En el marco de las relaciones internacionales el contencioso del Sáhara Occidental apenas tiene hoy eco alguno. En la práctica se ha convertido, en el mejor de los casos, en un tema humanitario, centrado en atender a la necesitada población agolpada en los campamentos, mientras su perfil político se ha ido difuminando hasta convertirse apenas en una nota a pie de página de la agenda global. Y cuando se analiza la postura que han ido adoptando los países miembros del Grupo de Amigos del Sáhara se constata de inmediato que la balanza se ha inclinado irreversiblemente a favor de las tesis marroquíes.

saharauiseuropapress

Sin descartar sorpresas absolutas y sin olvidar que todos los días se añaden nuevos actos, ideas y manifestaciones tanto en el territorio ocupado por Marruecos como en la totalidad de los campamentos, es difícil no terminar concluyendo que nunca habrá un Sáhara Occidental soberano e independiente. La solución al contencioso no está a la vuelta de la esquina y probablemente dentro de 10 años se celebrará el 50 aniversario de la Marcha Verde con una fanfarria similar (incluyendo un partido de fútbol con personajes de la farándula mundial tan notorios como Maradona). Pero en el día a día es imposible no ver que el tiempo corre a favor de Marruecos.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s