El trono vacío

La democracia debe salir del escenario catastrofista en el que la quieren situar aquellos que la tienen secuestrada. La esencia de la política es el conflicto y, para administrar democráticamente los conflictos, hoy necesitamos el impulso de una ciudadanía crítica

Las deficiencias de gestión, la falta de soluciones ante la crisis, la saturación de mensajes contradictorios, el imaginario consumista, la mezcla del ideario neoliberal con los valores de la socialdemocracia, la crisis de las instituciones, incluidas las del Estado, presentan a la democracia situada en un ‘trono vacío’, sin ver a ese ‘príncipe/principio’ que debe presidir la sociedad para sentirnos gobernados.
La democracia debe salir de ese escenario de crisis catastrofista, en donde la quieren situar aquellos que la tienen secuestrada, y acudir al uso público de la razón, como categoría de ‘verdad’, como seres libres, en términos kantianos, que habitamos en la universalidad de ‘la razón’ como articulación del deber social.
Y es precisamente esa dimensión libre de la razón, la que nos lleva a preguntarnos cómo la ciudadanía se aleja de los partidos y cómo se ha perdido con tanta facilidad la esencia democrática, después de haber pasado por cuarenta años de dictadura, una guerra y haber terminado mundialmente con un conflicto con más de sesenta millones de muertos en nombre de la democracia. ¿Será que estamos confundiendo democracia con un sistema económico que nos explota?
La economía como sistema organizado se basa en la escasez. Si la escasez desapareciera, desaparecería el sistema económico como tal. El agua es un ejemplo recurrente para explicarlo, como el aire o el medio ambiente. La esencia de lo económico es la escasez, y en cada disciplina encontramos sus propias esencias. En política, por ejemplo, la esencia es el conflicto. Si eliminásemos los conflictos en la sociedad, desaparecería la política. En ninguno de los dos casos expuestos, ni la escasez ni el conflicto son un objetivo: son formas y se desarrollan socialmente. Y es su desarrollo en cada sociedad, con más o menos abundancia, con más o menos poder, democrático o totalitario, lo que determina una mejor vida y un motivo para desarrollarse personal y socialmente, para conseguir una paz equilibrada y justa antes de dejar esta vida.

congreso-300x54

Buscamos la esencia de la política, asumiendo que siempre hay conflictos, porque continuamente hay un movimiento provocado por el anhelo de lucha y por la igualdad de derechos. Ese conflicto es el motor social y tendremos conflicto mientras existan ciudadanos que piensen y luchen para conseguir algo de lo que se merecen en el reparto de los bienes y derechos porque o ponen impedimentos para que lo reciban o se les niega. Y hay que advertir muy claramente que lo que se les niega es del patrimonio común compartido, porque se está arrebatando esos bienes sociales que son la enseña esencial para poder avanzar juntos en la emancipación.

Por consiguiente hay que politizar para reforzar la democracia con las nuevas realidades y posibilidades creativas e innovadoras del siglo XXI. Vivimos en sociedades formalmente democráticas, pero como dice Boaventura de Sousa, con prácticas todavía totalitarias, que se pueden valorar en la exclusión de muchos bienes y derechos que padece una mayoría de la ciudadanía. Lo estamos viviendo con dureza en el Sur de Europa, con una tasa de excluidos y parados muy alarmante y una tasa de ganancia o de privilegios escandalosamente creciente, amparado en una globalización donde la gestión política ha quedado diluida.
En conclusión: estamos ante la quiebra de principios tan esenciales como los de legitimidad democrática, el estado de bienestar, la identidad cultural y la seguridad jurídica. Algunos califican esa quiebra como una nueva ingobernabilidad que impide a los ciudadanos corregir los efectos de la misma y mantener el sistema. Ante esa amenaza hay que constatar, con objetividad, los errores cometidos por todos los gestores del sistema, en todas sus vertientes, y pasar a un campo más positivo, sin nostalgias del pasado, para administrar democráticamente los conflictos. Esa acción colectiva –política–tiene que impulsarla una ciudadanía crítica, organizada en la pluralidad de movimientos sociales, a la búsqueda de la organización política perdida y recuperar el trono que hoy está vacío.

les dejo un tema musical http://chipudemusica.blogspot.com.es/2013/01/wynton-marsalis-eric-clapton-clapton-y.html

Anuncios

Reto para la izquierda europea…

PROTESTA DEL MOVIMIENTO OCUPA LA

Decía Baltasar Garzón, en la presentación de “El libro rojo de Llamazares”, que la izquierda europea estaba perdida y que muchos de sus líderes no saben hacer otra cosa más que lamentarse, contribuyendo aún más a esa ausencia de la izquierda. Decía, además, el exjuez que observaba en Latinoamérica un pulso rebelde juvenil que echa en falta en Europa.

Ciertamente, la situación de la izquierda comunitaria (Unión Europea) es desoladora. Y más, especialmente, en esos países que los mercados financieros llaman PIIGS o GIPSI (Grecia, Irlanda, Portugal, España e Italia). Me refiero, por supuesto, a esa izquierda que está a la izquierda de los partidos supuestamente socialdemócratas, es decir, a toda esa izquierda que en el Parlamento Europeo se organiza en el Grupo de Los Verdes y en el Grupo de la Izquierda Unitaria. Estos dos grupos parlamentarios suman en total el 12,3% de los escaños (90), frente a un 25% de escaños socialdemócratas (184) y un 59% de escaños derechistas (435), en todas sus versiones (liberales, conservadores y extremistas).

El reto para esa izquierda comunitaria que cuenta solo con 90 eurodiputados debería ser conformar una alianza europea bien visible en todos los países de la Unión, que no solo ofreciera en cada país miembro una opción política alternativa, real y creíble –es decir, un frente de izquierdas anti-neoliberal- a los partidos del sistema capitalista (liberales, conservadores y socialdemócratas) sino que ofreciera, ante todo, una solución comunitaria al gravísimo problema que está resquebrajando las democracias representativas -sobre todo en el sur de Europa- y que no es otro que la sustitución de la soberanía popular por la soberanía financiera.

La solución a este serio problema no puede venir de la mano de un solo país ni de, por tanto, una o unas pocas fuerzas políticas. La solución a este trascendental problema solo puede encontrarse en una decidida acción política comunitaria que implique a cuantos países lo están padeciendo y a sus respectivas formaciones políticas de izquierda. Creo que la percepción de este peligroso problema es lo que está alejando de la política a un gran número de ciudadanos europeos que, sufragio tras sufragio, van sumando cada vez más adeptos a la abstención. Estos ciudadanos no perciben en la izquierda que se dice alternativa y transformadora un frente común europeo, cohesionado y decidido, que afronte de una vez por todas la cuestión que está generando la desafección política, que no es otra que la supeditación de los poderes representativos nacionales (ejecutivos y legislativos) a los poderes financieros y a los gobiernos propios y ajenos que los representan.

Mientras los líderes de toda esa izquierda comunitaria (Los Verdes, Syriza, Die Linke, Front de Gauche, Izquierda Unida, Bloco de Esquerda, etc., etc.) no aparquen sus propias ambiciones personales y partidistas y no ofrezcan una alternativa viable al actual omnímodo poder financiero -una propuesta conjunta y contundente- sus partidos no obtendrán el voto de millones de europeos que se encuentran ahora perdidos, pues esos millones de europeos saben que el debate no es otro que el de la soberanía y que ésta hoy ya no es popular sino financiera y que, además, ya no la ejercen ni gobiernos ni parlamentos sino entes de poder corporativos y no representativos. Y esos ciudadanos europeos saben también que lo demás son zarandajas con las que mantener entretenido al personal y sacarlo a la calle de vez en cuando para que se desahogue. Esos europeos, seguramente, seguirán en la calle pero el riesgo es que, de seguir así la izquierda alternativa -sin ofrecer un frente comunitario-, cuando llegue la hora de votar, se quedarán en casa.

les dejo un tema musical http://chipudemusica.blogspot.com.es/2013/01/norah-jones-sunrise-hoy-volvemos.html

Banqueros y la Taula de Canvis

rodrigo_rato

En el siglo XIII, Jaime el Conquistador dictó una nueva legislación para los banqueros que no eran acreedores de la confianza de sus clientes. Los banqueros tenían que operar sobre un mostrador con mantel, si les estaba vetado el uso del mantel en sus operaciones quería decir que era un banquero insolvente y su desprestigio era voceado por las calles. Incluso, en el siglo XIV fue decapitado el banquero Francesc Castelló sobre su propio mostrador. Afortunadamente para los banqueros del siglo XXI no hay pena de muerte en España, pero sí la inhabilitación mercantil y la obligación de responder de las operaciones fraudulentas y engañosas.

¿Entonces por qué se han permitido las hipotecas especulativas y se ha estafado a gente de bien con las acciones preferentes? A estos banqueros no sólo no se les aplica la ley sino que el Estado les sigue considerando el “gran poder” y se recapitalizan sus bancos con el dinero que, para mayor escarnio, pagamos los ciudadanos. Sólo hay una respuesta, los controladores son tan corruptos como ellos y el Estado mira hacia otro lado, porque forma parte del tinglado. Si no es así, que me demuestren lo contrario. ¿Qué podemos hacer los ciudadanos de a pie? Vocear el desprestigio de los corruptos, malversadores y demás linaje de esta estirpe.

¿ Hay otra alternativa ? ¿ SACAMOS LAS GUILLOTINAS ?………….

les dejo un precioso tema musical http://chipudemusica.blogspot.com.es/2012/12/bat-for-lashes-laura-natasha-khan.html

Los polí­ti­cos espa­ño­les, no se aprietan el cinturon

1357221204-a3e345ff743bba2b29432c23604032ba

No sé cómo puedo seguir sor­pren­dién­dome de cosas así, pero sigo alu­ci­nando cada vez que veo lo que los polí­ti­cos de este país vie­nen cobrando por no hacer nada para evi­tar los pro­ble­mas que España tiene actual­mente. Y que como siem­pre ocu­rre, sólo los ciu­da­da­nos nota­mos. Tengo claro que ni PSOE ni PP van a arre­glar nada, por­que no les interesa. Lo único que les interesa es seguir cri­ti­cán­dose los unos a los otros, seguir lle­nán­dose los bol­si­llos, y bajo nin­gún con­cepto acep­tar nin­guna pro­puesta de ley que lan­cen par­ti­dos mino­ri­ta­rios y que, de algún modo, pueda hacer que sus pri­vi­le­gios como polí­ti­cos des­cien­dan; tanto eco­nó­mi­ca­mente, como labo­ral­mente.
¿Qué recibe un dipu­tado tras resul­tar ele­gido?
– Un iPhone 4S, un iPad, módem 3G, voz y datos paga­dos, ADSL domés­tico pagado, si eres del PPSOE un asis­tente para cada dos dipu­tados; si eres del resto de par­ti­dos uno pri­vado, un des­pa­cho pro­pio y un orde­na­dor en el despacho.

¿Y para moverse?
– Si usa su pro­pio coche recibe 0,25€/km, o sea, 25€/100km y le pagan los pea­jes.
– Si no tiene un coche ofi­cial asig­nado, 3000€ anua­les para taxis (250€/mes).
– Bille­tes de pri­mera clase para avión, tren y barco.

1357220900-bdb0ef9f6f412ece5ad7e3488ecc6db1

¿Y el sueldo?
– Sueldo base de 3.126,52€ men­sua­les y dos pagas extra. Si forma parte de alguna comi­sión recibe entre 775,15€ y 1590,34€ más al mes. Si tiene algún cargo (por­ta­voz, secre­ta­rio, etc), en el peor de los casos recibe 2318,96€ más al mes. Puede tener tra­ba­jos y car­gos fuera del con­greso sin límite ni per­jui­cio en el sueldo o ayu­das. Los suel­dos que cobre del par­tido tam­poco afec­tan en nada.

¿Y las ayu­das?
– Si fuiste ele­gido fuera de Madrid, reci­bes 1823,86€ men­sua­les más para alo­ja­miento y manu­ten­ción.
– Si fuiste ele­gido en Madrid, reci­bes 870,56€ men­sua­les más para alo­ja­miento y manu­ten­ción.
– Si via­jas den­tro de España: 120€ dia­rios.
– Si via­jas fuera de España: 150€ diarios.

¿Y los bene­fi­cios fis­ca­les?
– Las die­tas rela­cio­na­das con trans­porte no tri­bu­tan. Las die­tas rela­cio­na­das con alo­ja­miento y manun­te­ción no tri­bu­tan. Los suel­dos o die­tas por tener un cargo en el Con­greso no tri­bu­tan. Si dejas de ser dipu­tado per­ci­bes una paga men­sual de 2813,87€ hasta un máximo de dos años; no importa si tie­nes un sueldo privado.

¿Y si se disuel­ven las cor­tes por­que va a haber elec­cio­nes?
– Dere­cho a una indem­ni­za­ción con­sis­tente en el sueldo de los días trans­cu­rri­dos hasta que se forma el nuevo Con­greso (el sueldo de dos meses apro­xi­ma­da­mente), vuel­vas al Con­greso o no. El Con­greso te paga las cuo­tas de la Segu­ri­dad Social, Dere­cho pasivo y otras cosas durante ese tiempo. El Con­greso man­ten­drá tu póliza de acci­den­tes durante ese tiempo. El Con­greso sigue pagando el ADSL, voz y datos durante ese tiempo. La mudanza de tu des­pa­cho corre a cargo del Congreso.

Si tie­nes 55 años y…
– Has sido dipu­tado once años: 100% de la pen­sión máxima (2466,20€).
– Has sido dipu­tado entre nueve y once años: 90% de la pen­sión máxma.
– Has sido dipu­tado entre siete y nueve años: 80% de la pen­sión máxima.
– Por el 10% del sala­rio base, dere­cho a pen­sión pri­vada a cargo del BBVA.

Es decir, tirando por lo bajo, dejando al mar­gen bie­nes mate­ria­les y pri­vi­le­gios extra, pue­den cobrar men­sual­mente unos 8800€ men­sua­les. Sumán­dole a eso, por si fuera poco, todo lo que vayan ganando extra­or­di­na­ria­mente en sus múl­ti­ples empleos —algu­nos no tienen ni siquiera uno—, en suel­dos de sus par­ti­dos, y todo lo que de algún modo vaya entrán­dole en el bol­si­llo sim­ple­mente por ser polí­tico.

Y mi pre­gunta es: si cada vez que osan meter la pata, cobrando ese sueldo desor­bi­tado, se les pegara un tiro entre ceja y ceja, ¿cuán­tos de ellos segui­rían como polí­ti­cos?

les dejo un tema musical http://chipudemusica.blogspot.com.es/2013/01/the-xx-chained-si-me-apuntaran-con-una.html