La necesidad de redefinir la izquierda

Hay quien opina que la izquierda está en crisis, que las modernas democracias no admiten como realidad actual el desarrollo de las doctrinas marxistas y socialistas, las cuales, para poder sobrevivir, han tenido que adaptarse a una evolución social permanente, por lo que carecen en este momento de una refundición moderna que agrupe las raíces iniciales de lo que configuró la izquierda y las posiciones modernas de los partidos que aún la representan.
¿Esto es así porque realmente la praxis de la izquierda se ha visto obligada a buscar un lugar de consenso que permitiera su existencia y aglutinara la suficiente masa de personas como para tener sentido? ¿Cómo es la izquierda de hoy día? ¿Qué es y quién forma la izquierda en este momento? ¿Qué diferencia a la izquierda entre sí?
Hoy la izquierda extrema se une a violencia, a quiebra institucional, a minorías, lo mismo que la derecha. Esa historia aleja cualquier tentativa de una expresión doctrinal que englobe dentro de si los términos de lucha o revolución. Hoy la izquierda debe jugar su papel con las ideas en primer lugar, seguido de acciones de transformación social pacíficas. Ese término ambiguo y demagógico, creado por la derecha, llamado centro, ha ido dejando a las ideologías sin el sentido de su lucha tradicional e histórica. La izquierda, como término de liberación de opresión de la clase trabajadora, ha perdido sentido. La doctrina socialista, que durante bastantes décadas ha tenido un tiempo de oro, también. Hoy la gente no diferencia muy bien la derecha o la izquierda, cuestión que termina sucediendo en todos los países democráticos cuando adquieren historia y esta historia se hace con paz, progreso y, sobre todo, con buenas palabras. Pero el enfrentamiento a los cambios y problemas actuales está llevando a redescubrir un nuevo campo de acción de las ideas, que surgen con fuerza cuando la democracia ha quebrado lo que la hace ser fuerte por si misma:el consenso de todas las partes sociales.

En este sentido podemos definir la democracia como un espacio de acción y convivencia sociopolítica en la que todas las partes sociales llegan con el pasado de su experiencia y buscan la transformación pacífica de la sociedad dentro de un equilibrio. Todas las partes deben hallar su lugar y satisfacción. El empresario debe encontrar el apoyo para seguir creciendo y, por supuesto, ganando capital. Pero el trabajador debe encontrar que tiene asegurado el trabajo, el salario, la sanidad, la jubilación y el acceso a la satisfacción de sus necesidades. El banquero necesita encontrar un proceso social que asegure la rentabilidad de su negocio. Las mujeres buscan un reconocimiento y el derecho a ser ciudadanas de primera categoría. Los inversores quieren participar en una bolsa estable, que dé beneficios a su inversión. Los universitarios quieren acabar sus estudios y tener un puesto de trabajo y el derecho a la promoción. Los jubilados quieren tener aseguradas sus pensiones. Para aquellos grupos sin voz, que están excluidos, marginados, solos o enfermos, o para aquellos que necesitan una mayor formación laboral, o para los que desean tener una acción voluntaria, o para los que se reúnen y desean trabajar con colectivos complejos, como los reclusos, o para los que necesitan defensa jurídica y carecen de recursos, o para aquellos que tienen una necesidad social y buscan lograr su solución, sea una carretera, sea una escuela, sea cualquier otra cosa, se ha buscado la permisión de plataformas sociales, de fundaciones o ONGs sin ánimo de lucro, o una red de servicio públicos o privados que realicen en el vasto tejido social una acción compensadora y reparadora. La democracia es el espacio dónde todas las partes tienen derecho a ser oídas.
Si funciona bien, ni la izquierda ni la derecha tienen demasiado sentido. La democracia es la sensatez, es la búsqueda de la equidad social, es el reconocimiento individual por encima de la clase social o del lugar que tenga asignado socialmente el individuo.
Ese espacio es lo que se llamaría centro, un espacio sin una ideología propia excepto la de intentar ser la idea misma de consenso y aceptación de todo ser humano, la de ser la idea misma de la democracia. En una democracia la pirámide del poder debe ser abierta, debe ser participativa, debe ser recambiable, sin lugar fijo para nadie. La democracia no favorece la desigualdad, sino que busca paliarla, dando opción de justicia e igualdad. El punto en el cual todos tienen su satisfacción sería el término de la justicia. Habríamos encontrado por fin el punto de definición, acción y evolución de la justicia, puesto que, al poner a todas las partes en un diálogo interactivo entre si, todas encontraban su satisfacción. La satisfacción estaría formada por el reconocimiento de la existencia, la importancia de su participación y el derecho a conseguir los objetivos de cada parte, la sucesiva consecución de estos objetivos y la seguridad de que en el futuro iban a irse cumpliendo aquellos que aún no se habían conseguido. Todos deberán ceder algo, todos deberán sacrificar algo para conseguir algo, pero esas renuncias no serían tan importantes como para quebrar el consenso.

La izquierda en este modelo tendría simplemente la finalidad de representar una parte, la de los más débiles, la de los trabajadores, la de aquellos que dependen para vivir de los que poseen los capitales. En el escenario político hemos creído que los trabajadores estábamos representados por los partidos de izquierda democráticos. En aquellas primeras elecciones de 1980, que dieron el poder al PSOE nos dimos cuenta de que la clase trabajadora era mucha, creía y votaba en aquellos que tenían la obligación de representar sus intereses en el espacio democrático. ¿Es esa misma clase trabajadora la que luego le dio el poder al PP porque se sintió traicionada por la corrupción del PSOE? ¿Porqué de repente piensa que sus intereses de clase trabajadora los iba a defender mejor aquellos que representaban a su vez a otra de las partes, en este caso los dueños del capital y de los medios de producción? ¿Porqué no dieron el voto a otra opción de izquierda?
El fallo del PSOE en la representación de la clase trabajadora que le votó cambió la historia de la España moderna y la opción de la clase trabajadora de votar al PP como representante de sus intereses volvió a cambiarla. Toda la España de los últimos veinte años está marcada por la traición del PSOE a su responsabilidad y por la traición del PP a la clase trabajadora. Digamos que la democracia se quebró en ambas ocasiones y ahora tenemos un espacio democrático lleno de gentes descontentas.
Ante esta situación es necesario redefinir de nuevo la izquierda, lo cual no se hace con discursos minoritarios que ataquen al poder establecido en este momento, ni demostrando demasiado afán de poder o superioridad. Se hace desde la misma base, buscando el trabajo en los barrios y pueblos, desarrollando acciones solidarias, formando líderes para el cambio, encontrando la confianza de la gente y dando ejemplo dentro de las líneas de acción como grupo ideológico, político y de acción social.
Este sencillo esquema necesita un enorme cambio, menos política y más acción social, dado que la gente desconfía de la política y de quienes se dedican a ella. Mucho más compromiso con las necesidades de la gente. Buscar llegar al cambio político a través del compromiso y la acción en la base, con acciones bien definidas, con la unión de un debate ideológico y de una acción comprometida, de un programa de renovación y cambio, que lleve a la gente a confiar de nuevo en que la izquierda es la única capaz de representar sus intereses en el campo del poder político y, sobre todo, volver a ganar la confianza de la gente en la izquierda, perdida en el desgraciado proceso del poder del PSOE.

Como siempre le dejo un tema musical manu-chao-clandestino-publicado-en-1998.html

Anuncios

3 comentarios en “La necesidad de redefinir la izquierda

  1. La izquierda no ha sido capaz de redefinirse en España desde el Siglo XIX por una razón principal, por el poder tan fuerte de la derecha adinerada en este pais desde tiempos de la España caciquil, que continuamente impide, con el talónario de cheques en la mano, que la izquierda realmente represente a las clases menos favorecidas del país, Un intento si no de refinir, de unir a la izquierda, ocurrio en enero de 1936 cuando en época de la II República sed formó el Frente Popular, lo que asustó a la derecha que propugnó el conocido golpe de estado de Franco y posterior dictadura. En tiempos actuales es digno de mención el “Tamayazo” en Madrid, donde la derecha sobornó a dos concejales del PSOE para que no pudieran gobernar la Comunidad de Autonomía. Por otro lado, la poca cultura democrática de la mayoría del pueblo español, le hace proclive a ser manipulada por la derecha para apropiarse de su voto con facilidad. Creo que en estos duros momentos que vive España sería el momento oportuno de que la izquierda se reforzase, pero los graves errores de Zapatero al final de su gobierno, convenientemente amplificados por el PP, ha dejado a este partido bastante perjudicado y como conclusión final de este comentario diré que, una derecha con muy pocos escrúpulos políticos, partidarios de la anterior dictadura en su mayoría y un pueblo con poca cultura democratica y facilmente maleable en manos de los partidos adinerados, son los verdaderos artífices de que las izquierdas, además atomizadas, lleguen a redefinirse y mucho menos, a aspirar gobernar este destrozado país, para desgracia del pueblo desfavorecido.

  2. La izquierda en este pais podría triunfar si no fuera tan ambigua. A parte que debería de dejar su ambición federalista porque es antisocial, va en contra del propio socialismo y del reparto solidario. La izquierda española debiera defender un estado más unitario mas centralizado, menos funcionarios, pero más de los importantes (medicos, asistencia.. etc), menos politicos… hay tantas ideas que debieran hacer y hacen poquisimo

  3. Discrepo, en parte, de vuestro analisís ya que el concepto de izquierda o derecha en sus origenes no pretende sino definir los espacios sociales posteriores a las revoluciones burguesas del siglo XIX.
    En aquel momento, como hoy en día, la sociedad se compone de los que poseen los medios de producción y las riquezas (los que el 15M sitúo como los de arriba), y los que poseen la fuerza del trabajo como máxima riqueza (hoy se han querido visualizar como los de abajo). Pero esta división entre los de arriba y los de abajo, no es otra cosa que aquella división de fuerzas políticas que representaban a cada clase social. Y yo me pregunto, ¿dónde situaríamos el centro?. No creo, que el centro exista más que en una lectura política posterior a la II Guerra Mundial donde se estableció en algunos países del norte el “Estado del Bienestar” y que pretendían alejar a una parte de la clase trabajadora del espacio político de la izquierda. Ante esa división de los trabajadores el sístema pretendía que los sectores de la derecha tuvieran aliados en el mantenimiento de sus privilegios como fuerza dominante.
    Ahora, la historia esta sufriendo una regresión social sin precedentes y está mostrando como las soluciones no pasan por un espacio centrista que permita un espacio de bienestar en los países avanzados, condenando a la misería al resto del Planeta, sino un cambio en las estructuras de poder permitiendo que gobiernen el Planeta aquell@s que representamos al 99%.
    Y si, para ello, hace falta redefinir la izquierda pero no sólo a nivel local sino a nivel global. se ha de avanzar en una izquierda, suma de la pluralidad de las izquierdas, que luche por que todas las personas el mundo tengan acceso a una vida digna que permita su desarrollo como ciudadan@s con plenos derechos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s