LOS ESPAÑOLES SE SIENTEN TIMADOS..UNOS POR RAJOY Y OTROS POR PAULINO RIVERO

Lo decía un titular de hace unos días del Wall Street Journal, un diario bastante alejado de poder ser tendente a la izquierda, por si alguien no lo sabe. Ese era el titular del artículo que recomiendo su lectura. Aunque para usted, quizás, sea más cómodo mirar a su alrededor e incluso mirarse a sí mismo, si le pasa lo que a mí, que se siente engañado.

Cierto es que la situación del país es difícil, que el gobierno de Mariano Rajoy recibió una herencia no demasiado bollante, pero lo cierto es que cada viernes nos levantamos con la sensación de que algo malo nos va a sorprender en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. Algún recorte nos cogerá de cerca, afectará directamente a nuestros bolsillos, a nuestro estado y al de nuestra familia. Al de nuestro día a día.

Pienso que algo está fallando y cada vez estoy más convencido que es el sistema. Es necesario, dicho desde el salón de mi casa y no desde la mesa de ser el presidente del Gobierno de este país, meter la tijera por sitios que, hasta este momento, estaban ahí y no les prestábamos toda la atención debida. Si es necesario recortar, recortemos, pero que el tajo de la tijera no empiece siempre por la parte de abajo.

– Sueldos vitalicios de senadores y expresidentes del gobierno.

– Dietas de parlamentarios. Viajes en clases preferentes. Coches oficiales…

– Subvenciones a partidos políticos, patronales y centrales sindicales…

– Organismos y administraciones duplicadas…

– Asesores…

– Empresas Públicas y Consejos de Administración…

Y así, tantas y tantas partidas, algunas desconocidas para los mortales como usted y yo.

La política como empleo fijo y estable no es algo bueno. Nunca debió de serlo. La política, que no es otra cosa que el servicio a la comunidad desde las administraciones públicas, es algo que sí debe ser remunerado a aquellos que se dedican a tiempo completo como su actividad laboral, pero igualmente es necesario una regulación en las prestaciones salariales de estos profesionales, así como la limitación en los años de servicios, que entiendo que no debe ser superior a los ocho años.

La cuerda no puede seguir rompiéndose por el mismo lugar, mientras que personajes como Carlos Dívar cobra una jubilación de algo más de 240.000 euros anuales. La paga extra de Navidad de los funcionarios no puede ser suprimida mientras que congresistas con casa en Madrid se embolsan dietas de viaje y pagos por vivienda. Las prestaciones por desempleo no pueden bajar mientras que Aznar y Zapatero gozan de privilegios como sueldo vitalicio y coche oficial, junto con sus emolumentos en empresas públicas o privadas. El IVA no debe ser elevado mientras que se sigan inyectando cantidades astronómicas de dinero en las centrales sindicales, patronal o partidos políticos.

Sí, es posible que esto sea demagogia, pero ¿por qué el gobierno no reduce estos gastos?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s