EL BANCO MALO, LA ESTAFA Y EL RECATE A LOS BANCOS

Trabajar poco, vivir bien, divertirse mucho… Tener un bonito despacho en el que pasar la resaca, mandar mucho aunque sea mal, y tener un coche alemán para fardar ante los vecinos.
Estos debían ser los valores o ideales del Imperio Romano en sus tiempos de decadencia, justo antes de la famosa caída que finalmente no se llegó a producir como hemos visto y veremos en otros apartados y páginas.

Ocurrió una vez en tiempos de la cleptocracia, que los vagos y vanidosos dominaron la tierra. En aquel tiempo de pillos con carrozas, las élites burocráticas locales, comarcales y estatales se multiplicaron hasta llegar al punto de que era difícil encontrar alguien no vinculado de una u otra forma a los diferentes órganos de gobierno.
Los ayuntamientos y otras instituciones se convirtieron en centros de trabajo en los que se acumulaban “trabajadores” que cobraban un buen sueldo por cumplir su horario de trabajo en la cafetería o haciendo las tareas domésticas.
Otros ciudadanos se habían hecho elitistas empresarios y vivían de las concesiones que los diferentes órganos de estado les daban; pintaban carreteras, limpiaban las calles, cambiaban bombillas… Claro, para hacer estos trabajos considerados indignos y denigrantes por la población autóctona se trajeron inmigrantes que provocaron muchas quejas entre los nativos por pretender ser tratados como personas y por la envidia que suscitaba verlos prosperar haciendo aquellos trabajos que los excelsos lugareños no querían hacer.
En aquella sociedad el poder lo monopolizaban básicamente tres partidos, el de las papas cocías, el de el pisoes mío, y el de juntos y revueltos pero independientes para lo que a mí me interesa.
Bueno, que, como todos sabemos, PP, PSOE y CIU han llenado el país de órganos burocráticos improductivos, han multiplicado el número de políticos, asesores, enchufados y fuerzas de seguridad y esto no ha servido para que los servicios al ciudadano sean más eficientes, sino para que ellos se llenen los bolsillos y para que el gasto de estado sea en estos momentos insostenible porque las instituciones se han convertido en fábricas de vagos y enchufados.
Estos tres partidos utilizaron los bancos para financiarse introduciendo sus elementos afiliados en los consejos de administración de los bancos estableciendo una complicidad entre banqueros y políticos, no para mejorar la sociedad y las condiciones de vida de los ciudadanos, sino para aumentar el volumen de negocio de forma totalmente inflada y poder así llevarse ambos una tajada suculenta.
La actividad de la economía se basó, no en el crecimiento para lograr la creación de un tejido industrial y productivo con miras al futuro, sino en el sector inmobiliario concediendo créditos a particulares que eran imposibles de pagar y creado y financiando macroproyectos inmobiliarios totalmente fuera del contexto social del momento y de proporciones mastodónticas.
Cuando el capital de inversión extranjero ve el sector inmobiliario español como peligroso (debido también a la crisis de las hipotecas subprime internacional) y se retira, la venta de valores inmuebles se frena en seco y los proyectos de construcción se detienen produciendo oleadas de cientos de miles de parados al mes.
Estos parados empiezan en muchos casos a no poder hacer frente a las hipotecas contratadas con los bancos y comienzan los procesos de desahucio, que todavía se siguen produciendo a día de hoy, pero al mismo tiempo, terrenos recalificados y ciudades a medio construir que estaban en manos de las sociedades inmobiliarias empiezan a pasar a los bancos a quebrar estas sociedades.
Contrariamente a lo que se dice, el problema de los bancos españoles no viene por las hipotecas impagadas por los particulares, sino por el embargo de las propiedades de las sociedades inmobiliarias para las que sí existe la dación de pago y con entregar al banco los activos de sus proyectos, quedan exentas de toda responsabilidad. Los particulares, sin embargo, a pesar de perder sus viviendas, seguirán debiendo al banco el importe integro de su deuda aumentado por los intereses que vayan corriendo hasta el momento en que salden definitivamente dicha deuda. Aparte de esto, quedarán como apestados financieros para el resto de sus vidas y ninguna sociedad financiera les dará jamás un crédito. Quedarán condenados a ser marginados en una sociedad en la que el capital y los bancos tienen la llave de los ordenamientos jurídicos y legislativos.
¿Está preocupado el gobierno actual por la suerte de estos millones de personas? Los hechos hablan por sí solos. Este gobierno no puede estar preocupado por estas personas porque forma parte del entramado que puso en marcha el desastre que ha desembocado en la situación actual, como demuestra que sean los bancos usado por los políticos del PP y sus allegados de los bancos y el mundo empresarial los que necesitan urgentemente un rescate financiero por parte de la UE.
Luego el gobierno se olvida por completo de aquellos que necesitan su ayuda y se concentra en intentar reparar el desaguisado que su anterior gobierno y otros suyos que gobernaban y gobiernan en comunidades como Madrid, Valencia, Murcia, Baleares, Galicia o Castilla León, liaron en la mayoría de regiones españolas.
En Cataluña no fueron ellos, allí fueron sus socios de la burguesía catalana aglutinados en torno a CIU y el tres por ciento. Por eso ahora CIU se muestra tan “solidaria” con el gobierno PP y le ayuda en su tarea de enterrar la trama inmobiliaria que ha hundido España.
Para solucionar esto, ¿Qué van a hacer? Pues lo que están haciendo: Dinero a los bancos y crear un banco malo en el que se depositarán todos los activos tóxicos (recuerden: los terrenos, ciudades tipo Seseña y pisos embargados) de los bancos para que no cuenten en sus balances y así puedan decir que están saneados. Que no lo están a no ser que el estado español asuma, aparte del banco malo que lo tiene que asimilar por narices, la deuda integra de la recapitalización.
Porque los balances actuales de los bancos son alarmantes ya que la proporción entre deuda y activos tóxicos frente a activos sanos y capital por otro, arroja unos números muy negativos. Es decir, en la actualidad los bancos españoles que han sido manejados por el PP, CIU y otros para sus chanchullos, tienen capital cero prácticamente y una montaña de deuda. Por eso, Bruselas exige que antes sean liberados de los activos tóxicos inmobiliarios (Seseña, terrenos….) antes de dar luz verde a la recapitalización.
Pero también esto es otro paripé por parte de Bruselas que sabe perfectamente que tiene que recapitalizar a los bancos si quiere seguir siendo Bruselas, porque si los bancos españoles caen arrastran al euro, a la UE y se acaba el chollo de Bruselas y sus ejércitos de enchufados cobrando sueldos astronómicos.
Por aquí, CIU y PP, principalmente nos cuenta que este chanchullo nuevo (veremos si da resultado o no, que esa es otra) se hace para que fluya el crédito y se empiece a crear empleo… Pues no. Va a ser que no. La urgencia por recapitalizar los bancos es urgencia por tapar todas las corrupciones de los políticos peperos vinculados al mundo empresarial y financiero y la macroestafa que estos hicieron a España y al pueblo español y, para ello venderán a sus padres si hace falta.
Tanto la estafa como la recapitalización la vamos a pagar los españoles en impuestos extra que nos van a meter por todos lados. La recapitalización se pagará con los recortes que Bruselas exija que irán por el camino de aumento de la edad de jubilación, reducción de empleados públicos y bajada de sueldos a los funcionarios y la estafa (activos tóxicos depositados en el banco malo) nos la meterán en la luz, la gasolina, la subida del IVA o como cada uno quiera y en el orden que quiera.
Pero lo que está más claro que el agua es que la estafa del PP y la recapitalización de sus bancos la pagaremos los pocos españoles que todavía podemos trabajar y hacer algo productivo a la vez.
Recordemos que en España, la mayoría que vota al PP, dice que trabaja pero, en realidad, producir, produce poco por no decir nada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s